Durante los últimos meses una retahíla de demandas antidumping y antisubvención han sido instauradas por empresas de Estados Unidos contra las importaciones chinas de diversos rubros. Dado que el sentimiento anti-China se ha agudizado en Estados Unidos—trascendiendo líneas partidistas y azuzado en gran medida por desacuerdos en materia comercial—el momento es uno idóneo para quienes